EL ESPÁRRAGO


   El espárrago, omnipresente en nuestra cocina, tiene propiedades diuréticas y depurativas, es muy rico en fibras vegetales y favorece el tránsito intestinal.
Composición
   El espárrago contiene un 93% de agua, pequeñas cantidades de proteínas (1,9%), entre un 15% y un 36% de hidratos de carbono, un 0,7% de grasas, un 1,5% de fibra y un 0,8 % de sales minerales, en las que encontramos manganeso, hierro, fósforo, calcio y magnesio. Estos brotes también contienen sustancias amargas, asparagina y arginina.
   Como demuestra su composición, los espárragos son muy ricos en agua, mientras que su valor alimenticio y nutritivo es reducido, por lo que se saborean más de lo que alimentan.
   Esta verdura tiene una escasa aportación calórica (16 calorías por cada 100 gramos de espárragos), pero es muy útil para la alimentación, debido a su aporte de fibras vegetales. Y es que bajo el término de fibras vegetales se agrupan un conjunto de sustratos de naturaleza glúcida, poco digeribles para el intestino delgado, pero que se pueden destruir gracias a la flora microbiana del intestino grueso. Estos nutrientes permiten prevenir en buena parte la patología del colon, como lo prueban encuestas epidemilógicas realizadas en el seno de poblaciones con tendencia vegetariana.
   Cada vez es más sabido por los especialistas en nutrición que las verduras, lejos de estar consideradas sólo por su aportación calórica, desempeñan un papel decisivo en el equilibrio del sistema digestivo y en la prevención de las enfermedades ligadas a una mala higiene nutricional.
Propiedades terapéuticas
          El espárrago tiene propiedades diuréticas, debido a su contenido en ácido aspárgico, que estimula las funciones renales, facilitando la diuresis.
Esta capacidad puede ejercer una acción irritante sobre el epitelio renal, con un aumento en el número de micciones. Poco después de la ingesta de los espárragos, se emite una orina con sustancias azufradas de olor característico.
Debido a esta acción diurética, la raíz del espárrago puede encontrarse en algunas de las distintas composiciones destinadas a estimular la orina junto al apio silvestre, el perejil, el brusco y el hinojo.
          Las propiedades depurativas y diuréticas de este alimento también lo hace muy indicado en casos de gota y reumatismo, así como en celulitis, etc.
          El espárrago es un preventivo del cáncer de colon, debido a una serie de efectos múltiples.
          Al ser un alimento prácticamente acalórico, está recomendado en dietas para control de sobrepeso, obesidad, hipertensión, etc.
          Su riqueza en fibras vegetales hace del espárrago un alimento que favorece el tránsito intestinal, y que juega un papel importante en la prevención del colesterol, ya que su función depurativa actúa eliminando los ácidos grasos que provocan las placas de ateroma en sangre, responsables de las enfermedades cardiovasculares.
          El espárrago es una hortaliza interesante en épocas de crecimiento y en periodos de gestación, debido a su riqueza en vitaminas, sobre todo ácido ascórbico (vitamina C) y ácido fólico (vitamina B5).
          El hierro, potasio, calcio y fósforo del espárrago, junto con las vitaminas que contiene, ayudan a combatir los estados anémicos.
          Las semillas de la planta se usan en situaciones de nauseas y vómitos.
          El fósforo que contiene el espárrago se transforma en el organismo ácido fosfórico, tiene una acción estimulante en el sistema nervioso y efectos mineralizantes para los huesos.
          Las personas diabéticas pueden tomar espárragos en su dieta, gracias al bajo contenido en hidratos de carbono que tienen estos alimentos.
Contraindicaciones   
   No se aconseja su consumo frecuente en personas con problemas de cálculos renales o en cistitis dolorosas, ni en enfermos prostáticos, ya que pueden llegar a irritar.