Toxina botulínica

Con la toxina botulínica, la técnica intradérmica que se aplica en el platisma, para redefinir el contorno facial. En dos líneas paralelas, debajo de la articulación temporo-mandibular, sigue a lo largo de la mandíbula hasta  el ángulo mandibular, de forma perpendicular a las propias fibras platismales. Los puntos de inyección de separan aproximadamente 1 cm, entre la fila medial y la fila lateral. Para aquellas personas que tienen acúmulo de grasa submandibular, puede requerirse una línea de puntos de inyección adicional, debajo de la mandíbula,  dependiendo de la anchura del rostro.

Adicionalmente se puede aplicar la técnica intradérmica para las líneas laterales del músculo orbicular, para las “patas de gallo”.