Botox

El tratamiento con Bótox o Toxina Botulínica es uno de los tratamientos más demandados en la Medicina Estética, e incluso se ha denominado “El Elixir de la Juventud”.
Es una técnica médica no quirúrgica que consiste en la infiltración a través de finísimas agujas de dicha toxina en muy pequeñas cantidades. Esta aplicación provoca la inhibición del movimiento de los músculos tratados, principalmente en el tercio superior de la cara (líneas de expresión en la frente, entrecejo, patas de gallo alrededor de los ojos…), provocando la desaparición de las arrugas no deseadas.
También es utilizado como opción terapéutica para el tratamiento de la hiperhidrosis (exceso de sudoración) en axilas y palmas de las manos, bloqueando la producción de sudor entre el segundo.
El tratamiento con Bótox se puede aplicar en cualquier época del año, incluso en verano, ya que la exposición al sol de la piel no produce efectos secundarios. Es prácticamente indoloro, sencillo y poco invasivo, obteniendo efectos comparables a los conseguidos con procedimientos quirúrgicos, con resultados naturales y seguros.
Los efectos secundarios son prácticamente inexistentes, salvo alguna rojez o pequeño hematoma en la zona tratada.
-Tiempo del procedimiento: 1 sesión de 40 minutos
-Recuperación : 1 hora
-Resultados : 48 a 72 horas
-Duración : de 3 a 6 meses